Nuestros valores ¿ Ajenos o Propios?

La Importancia de Establecer Nuestros Propios Valores y Limites Para Facilitar la Identidad

Por: Guillermo Silva-Rodrigo,
Psicólogo

gsilvaro@svsu.edu

En esta edición quisiera escribirles sobre la importancia de establecer límites sanos, deshacerse de valores que les fueron impuestos por sus familias de origen que ya no les funciona, e introducir nuevos valores en sus vidas. La razón por la que les escribo acerca de esto es para hacerles notar que muchas veces, sin darnos cuenta, vamos por la vida comportándonos con una filosofía de vida que nos fue impuesta (usualmente por los padres) y que en muchos de los casos esta filosofía y los valores que nos fueron impuestos ya no funcionan para las necesidades actuales de cada uno de nosotros. Además, lejos de ayudarnos a fortalecer la auto-estima y seguridad nos vuelve más vulnerables ante ciertas situaciones en la vida, como por ejemplo tener una pareja estable. Desgraciadamente, se nos olvida que nosotros tenemos el poder para elegir que clase de persona queremos ser, que valores regirán nuestra vida y comportamiento y nuestro derecho a decir “NO” con lo que no estemos de acuerdo.

Ahora bien, el tener una orientación sexual diferente nos hace todavía más vulnerables pues muchas veces por ese sentimiento de culpa generado por la iglesia o por los “valores morales” o por complacer y satisfacer las necesidades de mamá o papá tendemos a hacer lo que sea con tal de que ellos no se “decepcionen” de nosotros o no nos rechacen sin considerar el precio altísimo que tendremos que pagar por tal acción. El precio que se paga es nuestra libertad de pensamiento y de acción y por lo tanto se vive dependiendo de lo que los demás pensarán, dirán o harán si nos atrevemos a ser realmente quienes somos. En otras palabras, estas personas viven para complacer y para satisfacer las necesidades emocionales de otros, olvidándose de las necesidades que ellos también tienen y que no hay nadie que las pueda satisfacer sino ellos mismos. Consecuentemente, el miedo, la depresión, la ansiedad, las adicciones, la simulación, comportamientos sexuales inapropiados, comportamientos extremos como la agresión o la sumisión etc., tristemente, serán las compañeras eternas de vida de quien decida elegir vivir para otros y no para ellos mismo.

Al principio de este breve artículo les mencione la importancia de establecer límites e introducir y valores que vayan de acuerdo a nuestro estilo de vida y experiencia. Un elemento para poder vivir plenamente es generar un sistema de valores propio y no impuesto por alguien más que nos pueda dar seguridad de identidad, pues cuando copiamos o adoptamos conductas de otros, dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en la “copia” de alguien más.

La introyeccion, es un término psicologico muy común en la terapia psicoanalítica desarrollada por Sigmund Freud y en la terapia Gestalt desarrollada por Frederick Perls. La Introyeccion es definida como la tendencia de aceptar sin ningún cuestionamiento o critica las creencias, estándares y valores de otros sin asimilar las consecuencias para poder hacerlos congruentes con quienes somos. Por ejemplo, digamos que tu mamá piensa que la homosexualidad o la bisexualidad es pecado; si tú das por sentado que esa creencia aberrante de tu madre es cierta y sin cuestionar la validez de semejante idea la adoptas como cierta, entonces sin darte cuenta has introyectado algo que impactará tu personalidad (auto-estima) y comportamiento (seguridad). Igualmente, al aceptar tal afirmación te generará cierta inquietud que usualmente la atribuimos o asociamos a otros factores como por ejemplo soy un perdedor, soy un fracasado, estoy defectuoso, etc., porque lo que introyectamos no lo analizamos y no re-estructuramos lo que estamos adoptando como “valor”. Así, le atribuimos a nuestra persona la incompetencia de no poder lograr los estándares que otros nos están imponiendo generando graves consecuencias, las cuales he mencione en el párrafo anterior.Ahora bien, ¿qué hacer para evitar caer en esta clase de comportamientos? Para introducir un valor es necesario primero saber poner límites. Aprender a tener límites es algo que nuestros padres debieron habernos enseñado durante nuestros primeros 6 años de vida; desgraciadamente, muchos padres o ponen límites muy rígidos o de plano se van al otro extremo y no los ponen. Cuando se ponen límites muy rígidos el niño aprende a decir mentiras o hacer a escondidas lo que quiere hacer y este comportamiento lo lleva a la vida adulta generando muchos problemas de socialización e íntimos; y cuando no hay límites los niños aprenden a no tener miedo y tener comportamientos muy peligrosos y agresivos como robar, asesinar, violencia domestica, etc. Así, el niño no sabe diferenciar entre lo que se debe y lo que no se debe e igualmente, este comportamiento lo lleva a la vida adulta. Con esto en mente, lo que les puedo decir es que SI es posible cambiar esta filosofía de vida aprendida y reintroducir valores que nos hagan seres humanos valiosos capaces de aportar y generar bienestar para nuestra comunidad, lo que a su vez nos hará sentir valiosos como personas y generar este sentimiento esencial de dignidad y orgullo que todos los seres humanos necesitamos para crecer emocionalmente sanos.

Muchas terapias psicológicas reconocen la capacidad del ser humano para auto-dirigirse y generar cambios positivos en sus vidas así como la libertad y la responsabilidad de elegir. Igualmente reconocen que tenemos más control sobre nuestras vidas del que creemos. Si en realidad, deseas modificar tu filosofía de vida es importante que consideres lo siguiente:

1.-Formula un plan de acción. Identifica que nuevos valores quisieras tener. Por ejemplo, ser más honesto contigo mismo y con los demás. Pon un límite a las mentiras y monitorea tu progreso. Otro valor seria ser más responsable. Por ejemplo, ser puntual.

2.-Comprométete contigo mismo y con el plan de acción que has desarrollado.

3.-Lleva a cabo lo que te has propuesto. Por ejemplo, haz experimentos cortos tales como ser más asertivo, participar más en tu comunidad. La práctica es lo que hace la perfección.

4.-Se fiel y respetuoso contigo mismo. Respeta tus propios límites y principios para que nunca tengas que agachar la cabeza ni sentirte avergonzado.

Les comento que tendrán que enfrentar cierta incomodidad y ansiedad al momento de tratar de cambiar la filosofía de vida que actualmente tienen por otra que les funcione mejor. Obviamente, esta incomodidad se genera por el temor que no han enfrentado desde hace muchos años de ser ustedes mismos y de experimentar la independencia de tener su propio sistema de valores. Seguramente habrá gente que los critique y hasta los rechace (especialmente la familia) y los obligue nuevamente a seguir en el mismo círculo vicioso; estén preparados, sean fuertes, pongan límites a sus familias y sigan con lo que se han propuesto. Una vez que superen esta etapa, el respeto y la admiración de otros (incluido el de la familia) vendrá por sí solo, sin que tengan que dejar de ser ustedes y sin que tengan que hacer cosas que no quieren hacer. Les deseo mucha suerte y recuerden que como adultos, ustedes tienen el control de sus vidas.

Documento extraído de la Revista Rola Gay

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy impresionado con lo que el psicologo Guillermo Silva menciona. Yo he experimentado en carne propia esto de los valores que en realidad no son mios sino que me fueron impuestos por otros.
Ojala tuvieran mas informacion como la que el psicologo ha dado en este aritculo. Creo que gracias a este articulo he iniciado un proceso de cambio en mi vida.

Saludos para todos,

Gabriel Herrera

Maximiliano dijo...

Super articulo!! En donde puedo encontrar mas publicaciones de Guillermo? Alguien Sabe?